saludo corporativos - el cierre

Saludo corporativo – El cierre más rápido de mi carrera

Alguna vez un representante de una corporación financiera visitó a un cliente a quien le debía presentar un plan de crédito. Era la primera vez que se reuniría con él. Cuando llegó a la oficina, la secretaria lo recibió y el vendedor le dijo simplemente que era Álvaro Suárez y que tenía una cita con el señor Segovia. Ella le preguntó que si era del banco y él le respondió que sí. Inmediatamente la secretaria lo hizo pasar. El señor Segovia, vicepresidente financiero de la compañía, lo recibió de una manera muy amable y Suárez comenzó a explicarle detalladamente su propuesta. Minutos después, el señor Segovia interrumpió la exposición y levantando la voz, sorprendido, le dijo: —Pero, ¿por qué me está diciendo todo eso, si ya tenemos listos los papeles para firmar? ¿No los trajo? ¿Tiene ahí los documentos, los pagarés? Suárez, igualmente asombrado, le respondió que sí y buscó en su maletín los papeles al tiempo que pensaba: “Este es el cierre más rápido de mi carrera”. Cuando el señor Segovia vio los documentos, muy enfadado y buscando algo sobre su escritorio, sin mirar a Suárez, le preguntó: —¿Usted de qué banco es?, ¿cómo se llama? —Yo soy Álvaro Suárez del Banco Bienestar. —No, no, no… yo estoy esperando a otra persona, de otra entidad bancaria. Lo siento pero en este momento no puedo recibirlo. Será en otra oportunidad. —Y mientras decía esto, el señor Segovia, le señaló a Suárez la puerta. Esta situación se habría evitado si el vendedor se hubiera anunciado y saludado con su nombre y con el nombre de la corporación financiera para la cual trabajaba.

Entrenador Gabriel Jaime Soto , Estrategia en Ventas

Libro Entrenamiento para Vendedores

¡No te pierdas ninguna historia!
Suscríbete
Mantente actualizado en los temas que más te gustan de ventas
Invalid email address
Pruébalo. Puede darse de baja en cualquier momento.

3 comentarios en “Saludo corporativo – El cierre más rápido de mi carrera”

    1. Jeimmy, sobretodo en los saludos corporativos formales, cuando el cliente no nos conoce. En los informales podré omitir el nombre del vendedor (si es que ya hay alguna cercanía) pero nunca el de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?